Federico Godoy Castro

     Biografía  Ficha cuadro  Datos técnicos y estado de conservación Tratamiento realizado

En 1869 nace en Cádiz Federico Godoy Castro, hijo de Federico Godoy Mercader, Catedrático de la Facultad de Medicina. Alrededor de los cinco años queda sordomudo por una grave enfermedad.

    A los nueve años comienza sus estudios artísticos en la Escuela Especial de Bellas Artes de Cádiz con excelentes calificaciones, será una formación prolongada casi ininterrumpidamente hasta el comienzo de la década de los 90. Mientras comenzaría a exponer en el estudio fotográfico y artístico de Rocafull en Cádiz.

Fallece su padre en 1887 y participa en la Exposición Marítimo Nacional de Cádiz, donde obtiene Medalla de Plata su lienzo «El húsar», hoy en el Museo Provincial de Bellas Artes. Es nombrado Socio de Honor del Ateneo. Es becado por el Ayuntamiento local para proseguir sus estudios en Madrid.

   Concurre al Certamen Pictórico convocado por la Real Academia de Bellas Artes gaditana y obtiene un segundo premio. Obtiene Medalla de Tercera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes con “Dar de comer al hambriento”.

  Entre los años 1897 y 1901 reside habitualmente en Madrid. Obtiene primer premio en el Concurso intemacional de Dibujos convocado por la Revista Modema de Madrid. Medalla de Tercera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes con “Toilette”, en 1908 obtendrá una  de Segunda Clase con Florista.

    Inicia sus clases en la Escuela de Bellas Artes de Cádiz como profesor de pintura, paisaje y marina en la sección de estudios libres y un año más tarde, 1903, es nombrado Académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. No será el único cargo académico pues es nombrado Académico de Honor de la Hispanoamericana de Cádiz (1909) y académico numerario de la Real de Bellas Artes de Cádiz (1911).

   Traslada su residencia a Sevilla al conseguir plaza en la Escuela de Bellas Artes, permutada por la obtenida como profesor en la Escuela de Valencia.

    En 1939 y tras once meses de postración, fallece en Sevilla en 12 de julio.

Identificación. Ficha técnica

 

1. Título u objeto:  “Abanicándose”

2. Tipología: Pintura

3. Identificación iconográfica:

Mujer de pie, con una mano en la cintura y otra con un abanico. Vestida con ropajes amarillos Se encuentra en una habitación con mobiliario y un buda en segundo plano.

4. Identificación física:

> Materiales y técnica: Pintura al óleo sobre tabla

> Dimensiones: Sin marco: 351 x 271 mm. (h x a), grosor medio de 35 mm

> Inscripciones, marcas, monogramas y firmas: firma del autor en la esquina inferior izquierda y fecha (MXCXXV)

5. Datos históricos-artísticos:

> Autor/es: Federico Godoy Castro (1869-1939)

> Estilo: Realismo

> Escuela: Española

 

 

   El diagnóstico sobre el estado de conservación de la obra se basó no sólo en el examen visual realizado sobre la misma, sino también en la documentación fotográfica con luz normal, rasante, ultravioleta y radiografía. Este examen para diagnosticar el estado de conservación de la obra se llevó a cabo de forma exhaustiva en todos los elementos que la componen, según el orden siguiente: soporte pictórico, preparación/imprimación y película de color.

  Según las características macroscópicas la madera se trata de ocumen (Aucoumea klaineana). Presenta un color castaño oscuro algo rosáceo; lustre alto; textura fina; moderadamente dura, densidad media y veteado acentuado. Tiene unas medidas de 351 mm alto, 271 de ancho y un grosor medio de 35 mm. Como vemos en la radiografía  el soporte se encuentra en buen estado general de conservación, excepto por la grieta en el ángulo inferior derecho. No presenta ataques xilófagos.

   La preparación es de color blanco y de muy poco espesor. Gracias a la radiografía podemos acercarnos al posible uso de distintos pigmentos.  Los diferentes pesos moleculares entre los elementos que constituyen la pintura, de manifiestan más o menos claros en la placa radiográfica. De esta manera podemos intuir que en las zonas más claras de la obra  ha sido utilizado pigmentos de metales pesados, probablemente blanco de plomo.

   En la pintura de Godoy podemos destacar la fluidez y soltura de la pincelada, así como el dominio de las texturas. La construcción de los ropajes está realizada con mayor carga de materia, yuxtaponiendo planos y arrastrando el pincel hasta descargarlo, dejando su huella y enriqueciendo los tonos. Los colores no están batidos en la paleta, no son puros sino que quedan casi sin mezclar para dar una vibración tonal a la obra. Las carnaduras, sin embargo, tienen menor carga pero igual riqueza cromática. En la radiografía  se puede observar la técnica de ejecución en el brazo. Modifica la pincelada en busca de la anatomía y recorta la forma con el tono de fondo.

   En el ángulo inferior izquierdo se observa fecha y firma del autor: “F Godoy (CADIZ) MXCXXV”.

   Existen múltiples pérdidas de la capa pictórica, de forma irregular y que han ido evidenciándose a medida que se eliminan los repintes. La pérdida de policromía afecta a un 2% de la película de color

   Por sus características físico-químicas se determina que la capa de protección está formada por gomalaca. Ésta se encuentra muy foto-oxidada. Las resinas naturales y el aceite de linaza al absorber oxígeno forman productos amarillos de oxidación

Tratamiento realizado

 

   Al igual que las obras anteriores, al eliminar selectivamente una materia adjunta  se deben tener en cuenta la pátina natural de envejecimiento.

  Antes de realizar una limpieza de la capa pictórica, es necesario efectuar un “test de idoneidad de un disolvente”.

   Tras el test de disolventes, se determina el etanol como medio para la eliminación de la capa de protección. Su baja retención y su facilidad en la evaporación permiten controlar la limpieza para no producir procesos de lixiviación de la película de color. En las imágenes  se pueden observar el desarrollo de la limpieza. Es necesario conocer el nivel de la misma para actuar de forma precisa y uniforme.

    Las lagunas de la capa pictórica se han reintegrado con colores al agua y pigmentos al barniz. De forma mimética y con un criterio diferenciador por medio de la técnica del puntinatto. De esta forma se reconoce la intervención de restauración pero a nivel de espectador la obra tiene una unidad lógica. 

   Por último se le aplica un barniz protector a la manera tradicional. Resina dámmar diluida en esencia de trementina al 50%.

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario